Condiciones de los dedos

Tratamientos para el cuidado de los pies para las condiciones de los pies

Muchas condiciones y deformidades diferentes de los dedos de los pies pueden causar dolor, especialmente cuando se irrita con el calzado.  Nuestros doctores ofrecen opciones de tratamiento para una variedad de diferentes afecciones de los pies, lo que le ayuda a aliviar el dolor a medida que se recupera.

 

¿Qué condiciones de los pies se tratan en el centro de la vena del pie, el tobillo y la pierna?

  •  Los callos, como los callos son capas gruesas de piel que se desarrollan en el costado o la parte superior de un dedo del pie debido al exceso de presión o al roce. Aunque no es grave, los callos pueden ser antiestéticos y hacer que la piel parezca seca o escamosa.
  • Los dedos de martillo están doblados hacia abajo en una incómoda posición similar a una garra. Aunque es más común en el segundo dedo del pie, los dedos de martillo pueden aparecer en cualquier (y rara vez en todos) los dedos del pie y dar como resultado dolor y un rango de movimiento reducido.
  • Los dedos grandes o deformados pueden ser una fuente de vergüenza para muchas personas, y pueden dificultar la búsqueda de calzado bien ajustado. Reducir estos problemas puede proporcionar alivio y reducir la antiestética.

Las condiciones como dedos de martillo y callos a menudo resultan del uso de zapatos mal ajustados o tacones altos, y pueden desarrollarse en conjunción entre sí. Los callos son un signo de las defensas naturales de su piel contra la fricción, mientras que los dedos de martillo a veces son congénitos y se desarrollan lentamente con el tiempo.

Si cree que está sufriendo de una condición del dedo del pie no mencionada anteriormente, una consulta en nuestra oficina puede ayudarlo a encontrar la raíz del problema y un curso de tratamiento apropiado.

 

Diagnóstico y tratamiento de las condiciones de los dedos del pie

Nuestros doctores generalmente podrán hacer un diagnóstico de la condición de su dedo basándose en un examen físico de rutina.

Para problemas menores como callos, los ajustes que reducen la irritación pueden ser todo lo que sea necesario. Si los callos han sido causados ​​por dedos de martillo o juanetes, la resolución del problema subyacente puede ser necesaria. En casos raros de infección o úlcera cercana, puede ser necesario extirpar el tejido afectado.

La mayoría de las condiciones de los dedos del pie se pueden corregir con técnicas de cirugía plástica para pacientes ambulatorios que provocan poco o ningún tiempo de inactividad.